Translate

lunes, 22 de mayo de 2017

Cómo No Darles Poder a los Demonios

Los demonios, al igual que el humo, penetran por las grietas que ofrecemos.

O sea nuestros miedos, insatisfacciones y pecados.

Sellar nuestras grietas es una prioridad, pero también hay otros recursos adicionales que nos protegen.


Un demonio es un ser espiritual de naturaleza angélica condenado eternamente.
No tiene cuerpo, no existe en su ser ningún tipo de materia sutil, ni nada semejante a la materia.
Sino que se trata de una existencia de carácter íntegramente espiritual. 
Antes de penetrar en la visión beatífica Dios les puso una prueba.
En esa prueba unos obedecieron, otros desobedecieron. Los que desobedecieron de forma irreversible se transformaron en demonios.
Ellos mismos se transformaron en lo que son. Nadie les hizo así.
Las fases de transformación de ángel a demonio fueron las siguientes: Al comienzo les entró la duda.
La duda de que quizá la desobediencia a la Ley divina fuera lo mejor.
En el momento en que voluntariamente aceptaron la posibilidad de que la desobediencia a Dios fuera una opción a considerar ya pecaron.
Al principio esa aceptación de la duda constituiría un pecado venial que poco a poco fue evolucionando al pecado grave. 
La voluntad de desobedecer se fue afianzando, haciéndose esa determinación cada vez más profunda.
Y la inteligencia iba buscando más y más razones para que eso le resultase cada vez más justificable.
Finalmente ese proceso llevó al pecado mortal que se dio en un momento concreto, a través de un acto de la voluntad.
Los que perseveraron en este pensamiento y decisión comenzaron un proceso de justificación de esta elección.
Comenzaron un proceso en que se trataron de auto convencer de que Dios no era Dios. De que Dios era un espíritu más. 
Las normas de Dios, la obediencia a Él y a su voluntad, aparecían progresivamente como algo opresor, pesado.
Dios comenzaba a ser visto como un tirano frente al que había que liberarse. 
Fue entonces cuando los ángeles fueron admitidos a la presencia divina, y a los demonios se les dejó que se alejaran, se les abandonó a la situación de postración moral en que cada uno se había situado.

LOS ESPÍRITUS MALIGNOS SÓLO GANAN CUANDO SE LO PERMITIMOS


NO TENER MIEDO DE LOS DEMONIOS


AGUA BENDITA Y NO DARLES PODER

Oh, todavía hay acoso. Están las pruebas – y las batallas – de la vida.

PRESTA ESPECIAL ATENCIÓN A LOS SACRAMENTALES



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo es para mi la ansiedad leve?

Parece algo molesto y incluso  pero mis síntomas son opresión del pecho, seguido de nauseas. tengo una sensacion que no estoy a gusto con n...